La Democracia Corinthiana

Columnistas Invitados: Jorge David González Torrente Julián David Ramírez Barrera (Trabajo para el Curso Fútbol, Economía y Sociedad – Universidad de Los Andes – Bogotá) Para nuestro trabajo de investigación,...
Brasil, São Paulo, SP, 10/11/1982. O jogador Sócrates veste a camisa número 8 do Corinthians com a frase "Dia 15 Vote", que fez parte da chamada "Democracia Corintiana", no jogo contra o Taubaté, no estádio do Pacaembu, pelo Campeonato Paulista de Futebol. Foto: Domício Pinheiro/AE Contato: 01.004.21 - Negativo: 821954

Columnistas Invitados:

Jorge David González Torrente

Julián David Ramírez Barrera

(Trabajo para el Curso Fútbol, Economía y Sociedad – Universidad de Los Andes – Bogotá)

Para nuestro trabajo de investigación, vamos a analizar el fenómeno denominado como la “Democracia Corinthiana” que se dio a principios de los años ochenta en uno de los equipos más representativos de Brasil, el Corinthians de Sao Paulo. Esto como respuesta a la dictadura militar que existía en el país desde el año 1964. Para ello, dividiremos este trabajo en varias secciones. En primer lugar, hablaremos del contexto político y social que se vivía en Brasil. En segundo lugar, explicaremos lo que era la “Democracia Corinthiana”. Luego, mostraremos quienes fueron los máximos representantes de este movimiento. Por último, analizaremos el impacto que tuvo este movimiento en la realidad política y social brasileña.

Contexto Político-Social

A comienzos de 1964, Brasil se encontraba sumido en grandes problemas económicos debido la gran inflación y a diferencias políticas dentro del país. El 31 de marzo de ese mismo año se dio una movilización militar desde Minas Gerais que culminó con el Golpe de Estado derrocando al entonces presidente Joao Goulart. El Congreso, asediado por la presión de los militares designaría al general Humberto de Alencar Castelo como presidente de Brasil el 15 de abril de 1964. Con esto, la Constitución fue suprimida y se reemplazó por actos institucionales con fuerza de ley dictados por las fuerzas armadas. Desde el momento del Golpe se suprimió la elección popular del presidente y quedó en manos del Congreso, teniendo en cuenta que la mayoría de opositores fueron retirados de su cargo; lo cual significó una interrupción de la democracia que se prolongó por poco más de veinte años.

Al igual que en las otras dictaduras que se dieron en el cono sur en ese periodo; la represión, el control de los medios masivos y las desapariciones y torturas de miembros de la oposición se convirtieron en actos rutinarios. La represión era brutal. Entre torturas y prisioneros políticos, Brasil le mostraba al mundo entero su mejor sonrisa cuando por dentro se estaba desangrando. Lo de siempre con las dictaduras. Todo este fenómeno de las dictaduras en el cono sur se dio como resultado de la operación cóndor; una estrategia estadounidense que tras ver el éxito de la revolución cubana buscaba evitar que se siguiera expandiendo por América Latina el “demonio” del comunismo.

Democracia Corinthiana

Para el año de 1982, Brasil llevaba sumido 18 años en la dictadura. El equipo paulista había tocado fondo desde el año anterior con toda una serie de resultados negativos que lo dejaron en pésimas condiciones futbolísticas. Como es normal, los malos resultados deportivos sumándose a las malas administraciones, también llevan a los clubes de fútbol a enfrentar grandes adversidades económicas; lo cual fue el caso del Corinthians. En este contexto, llega a la presidencia del club Waldemar Pires, quien llevó consigo a Adílson Monteiro, un joven sociólogo que poco sabia del manejo deportivo y fue designado como director general de fútbol.

De la mano de Monteiro, aparecieron jugadores del club dispuestos a cambiar las cosas, entre ellos Sócrates, quien fue su principal referente. Junto a él se fueron sumando otros jugadores de la plantilla hasta que finalmente todo el club se sumió en el espíritu de rebeldía, contagiados por un aire de cambio y revolución que traía consigo la “Democracia Corinthiana”. Esta consistía en que todas las decisiones dentro del club fueran sometidas a una votación democrática, donde no sólo se tenía en cuenta a jugadores, entrenadores y directivos; sino a todos los miembros que hacían parte de la institución. Discutían desde las contrataciones de nuevos jugadores, los salarios, el uso del dinero de las taquillas, derechos televisivos, las vacaciones, cuándo concentraban, qué día viajar a los encuentros, entre otros.

Máximos Representantes

Aunque toda la institución fue participe de este movimiento revolucionario, que incluso logró transcender las fronteras del fútbol sumando a su ideología filósofos, artistas, escritores, entre otros. Hubo grandes referentes del club como: Wladimir, Casagrande y Zenon que encabezaron esta filosofía; sin embargo, se le debe dar una gran relevancia a dos personajes que fueron determinantes: Adílson Monteiro y Sócrates Brasileiro Sampaio de Souza Vieira de Oliveira.

Como mencionamos anteriormente, Adílson Monteiro era un sociólogo que llegaba con poco conocimiento deportivo, que apareció en el club en un momento crítico y llegó con una propuesta innovadora que logró hacer eco dentro del vestuario Corinthiano. En las dictaduras, las universidades fueron focos de resistencia y movilización. Fue por esto, que Monteiro, quien se movió en el ámbito universitario planteó nuevas ideas que sobrepasaron los límites del fútbol, teniendo gran impacto en la vida política y social brasilera.

Asimismo, aparece la figura de Sócrates, quien se autodefinía como un “antiatleta”, ya que no era un deportista convencional, sino que era una persona muy activa en los distintos ámbitos de la sociedad. Fue tal vez la persona, que más se identificó con el movimiento y aprovechó su rol de estrella y referente dentro del campo de juego para transmitir los distintos ideales de la “Democracia Corinthiana”. A su vez, era consciente de que por el rol que desempeñaba, no podía ser tocado por la dictadura; pues de hacerlo, la población civil se les iría encima. Fue una persona bastante crítica sobre la realidad de su país y sobre el papel que debía desempeñar la gente en la misma.

“Nuestros jugadores de los 60’s y 70’s eran unos románticos con el balón en los pies, pero fuera del terreno eran silenciosos. Imagine si en el momento del golpe militar en Brasil un sólo jugador cómo Pelé hubiera siquiera dicho algo.” Sócrates

Impacto del Movimiento

El fenómeno de la Democracia Corinthiana tuvo un efecto masivo dentro de la sociedad brasileña. Esto se ve reflejado, con las constantes movilizaciones y protestas que se dieron en las calles. Este movimiento fue muy importante, pues logró que la sociedad despertara de ese letargo en el que se encontraban por el miedo a la represión de la dictadura. A pesar de la censura que quiso imponer la dictadura militar en Brasil, los jugadores continuaron luchando y mostraron así, el poder que puede llegar a tener el fútbol por fuera de las canchas.

Una de sus acciones más recordadas fue cuando salieron al campo con la consigna “Día 15 vote”, con la cual incentivaban a la gente para salir a las urnas sin temor. Esta era una de las consignas de esta ideología: Ganar o perder, pero Siempre con Democracia. La dictadura llega a su fin tras unos duros años de protestas y movilizaciones, en 1985 con las elecciones presidenciales, cumpliendo así el sueño de un país oprimido que, aunque mostraba su sonrisa mediante el fútbol al resto del mundo, por dentro lloraba clamando el retorno a la democracia.

 

Categorías
Gol y fútbolHistoria del FútbolHistorias de Futbol
Para comentar en nuestro sitio, no necesita registrarse
Suscríbete por correo electrónico
Recibe las entradas de Gol y Fútbol. NO enviamos spam.

Centro de estadísticas

Relacionado