Cuando el Bayern Munich se enfrentó a los Nazis

La historia dirá que la hinchada del Bayern Munich en Colombia aumentó exponencialmente en julio de 2017. El crack colombiano James Rodríguez fichó por el Bayern Munich, históricamente la...

La historia dirá que la hinchada del Bayern Munich en Colombia aumentó exponencialmente en julio de 2017. El crack colombiano James Rodríguez fichó por el Bayern Munich, históricamente la bestía negra europea del Real Madrid, su club de origen. Que aparezcan más hinchas del Bayern en Colombia es natural y sucede en todos lados. Los mexicanos fueron hinchas del Madrid (Hugo Sánchez) y del Barça (Rafa Márquez), los salvadoreños del Cádiz (Mágico Gonzalez), los chilenos del Madrid (Zamorano), aunque antes habían sido del Sevilla y posteriormente del Inter por el mismo jugador. Hace décadas, los más jóvenes ni conocen el equipo, los colombianos eran seguidores del Parma. Pero ya que el número de seguidores del cuadro bávaro crecerá, es importante que conozcan la historia del equipo.



Instagram

Hace un tiempo, nuestro ocasional colaborador y seguidor de Gol y Fútbol, Andrés Waldraff nos contó como comenzó la historia de grandeza del Bayern Munich. Pero falta entender por qué el Bayern Munich era un equipo menor cuando arrancó la Bundesliga en 1963. Tan menor, que ni siquiera fue invitado a participar en ella. El invitado y campeón en la tercera edición fue el TSV 1860 Munich.

La situación política y económica en Alemania a finales de los años veinte era compleja. Por razones que van más allá de este escrito, en enero de 1933 el Presidente Von Hinderburg se vio prácticamente obligado a nombrar al representante del Partido Nacional Socialista de los Trabajadores de Alemania (Nazi) como canciller. Su nombre: Adolf Hitler. Desde una posición de poder, ante la complicidad, impotencia e incapacidad de las demás fuerzas políticas, Hitler fue moviendo fichas para apropiarse enteramente del poder. Finalmente en 1934, ante la muerte de von Hinderburg, Hitler fue nombrado Führer o líder de pueblo alemán.

Pero desde 1933 los nazis habián implementado medidas que claramente mostraban sus intenciones. En junio de 1933 el Ministerio de Educación ordenó la expulsión de todo judio de organizaciones de bienestar, clubes deportivos y organizaciones juveniles. Posteriormente, todo aspirante a ser miembro de un club debía demostrar que eran descendiente de “arios” y los jóvenes aspirantes debían incorporarse a las “juventudes hitlerianas”.

El plan nazi en esta área era acabar con todos los clubes deportivos alemanes (buena parte de ellos fundados en el S. XIX o principios del S. XX) para crear clubes locales dirigidos por gente confiable del partido. La segunda guerra mundial, sin embargo, evitó que tal movimiento se llevará completamente a cabo.

La ordén nazi de expulsar a judios, de junio, comenzó en la práctica a aplicarse meses antes. En abril la federación de boxeo ya había expulsado a los judios. Tenistas y nadadores debían también retirarse de sus respectivas competencias. El fútbol también participó de la expulsión de judios (y comunistas) antes de la orden de junio. La revista Kicker (irónicamente fundada por un judio) publicó una notificación de la Federación Alemana de Fútbol en abril del 33 en la que consideraba inaceptables a judios y seguidores del movimiento marxista. En abril el Nührberg y el Eintracht Frankfurt expulsaron miembros judios de sus respectivas organizaciones.

El fútbol siempre justificó su accionar en la falta de alternativas. Los nazi ordenaban y todo el mundo debía obedecer. Pero unos hicieron más que otros para oponerse al régimen totalitario que habría de llevar al mundo a la segunda Gran Guerra Mundial.

El Bayern Munich, contrario a lo que se piensa, no fue siempre un equipo chico antes de los años sesenta y setenta. En 1932, antes del ascenso al poder de los nazis, ganó el campeonato nacional. Era un club que venía en ascenso. El presidente y buena parte de los miembros del club eran judios. Por presión nazi, Landauer, el presidente del Bayern, fue destituido de su cargo en marzo de 1933. Fue llevado a un campo de concentración, escapando a Suiza en 1939 . Lo notable de la historia es que aunque destituido, los compañeros del club bávaro nunca dejaron de apoyar a Landauer (quien perdió a su familia durante la guerra). En 1940, ya en plena guerra, el equipo enteró viajó a Suiza a visitar y mostrar sus respetos a Landauer. El club, además, no siguió estrictamente las órdenes nazis en el nombramiento de nuevos presidentes, intentando mantener cierta independencia.

Los nazis decidieron que el club más afín a sus objetivos en Munich era el 1860 Munich por lo cual fue a este a quien apoyaron en detrimento de los rojos del Bayern. Aunque Landauer volvió a Alemania en 1947 tras la guerra, al Bayern Munich le tomó más de 20 años recuperarse de la marginalización que sufrió durante la guerra.

Hoy, algún ignorante deportivo, se queja porque James Rodríguez se bajó de estatus. No. El Bayern es de lo más grande que hay en el fútbol. James cambió un gigante por otro.

Categorías
Equipos AlemanesGol y fútbolHistoria del FútbolHistorias de FutbolSin categoría
Para comentar en nuestro sitio, no necesita registrarse
Suscríbete por correo electrónico
Recibe las entradas de Gol y Fútbol. NO enviamos spam.

Centro de estadísticas

Relacionado