FÚTBOL: ENTRE LA CAMPANA, LOS CUADERNOS Y LAS CRAYOLAS

Columnistas Invitados: Sofia Abondano Felipe Londoño (Trabajo para el Curso Fútbol, Economía y Sociedad – Universidad de Los Andes – Bogotá) A través de la historia, el ser humano ha...

Columnistas Invitados:

Sofia Abondano

Felipe Londoño

(Trabajo para el Curso Fútbol, Economía y Sociedad – Universidad de Los Andes – Bogotá)
A través de la historia, el ser humano ha logrado entender que la pedagogía es la piedra angular para el desarrollo de una sociedad. “… la denominación de quien lleva o conduce acompaña o direcciona, es la idea quizá responsable de considerar a la pedagogía como aquel oficio que se ocupa de dirigir al niño, de interesarlo…”(Ministerio de Educación, 2007). Las escuelas son el espacio por excelencia para hacer pedagogía y en ellas recae el rumbo de la sociedad futura,  es por esto que vale la pena estudiar a profundidad la forma en la que los colegios educan a los niños y que herramientas usan para cumplir este cometido. Resulta relevante evaluar la efectividad de las actividades fuera del aula en el desarrollo de los niños y jóvenes. Las fuentes a simple vista arrojan una visión positiva frente a esto. “A través del juego, el niño experimenta, asimila información, encuentra soluciones a sus problemas…” (González, s,f).

A la hora de hablar de actividades extracurriculares, el fútbol resulta ser tan imponente hoy en día que merece tener su propio análisis. Se dice que el fútbol es un reflejo de la sociedad, y si este deporte es practicado en los colegios los cuales tienen como objetivo difundir los parámetros de la sociedad: ¿Hasta qué punto el fútbol puede ser una herramienta efectiva en los colegios para estimular el desarrollo pedagógico de las generaciones venideras? Los colegios pueden utilizar el fútbol para crear un esquema pedagógico completo para sus estudiantes ya que éste mejora el rendimiento académico, fomenta aptitudes y valores fuera del aula y puede ser una herramienta para prevenir que los jóvenes adopten prácticas que van en contra de su desarrollo. No obstante, para que la implementación del fútbol logre los efectos deseados, se debe ejercer control sobre su práctica.

No hay indicador más sólido a la hora de medir el desempeño de los estudiantes en un colegio que sus notas académicas. De este modo, se puede plantear que el fútbol es una plataforma efectiva para el desarrollo de los niños ya que su práctica hace que mejoren el rendimiento académico. El Observatorio de Estudios del Comportamiento de la universidad ESDAE en España realizó un estudio el cual concluyó que “…el 37% de los niños que han empezado a practicar un deporte han obtenido mejores notas que el resto…estos niños hacen más deberes y destinan menos horas a ver televisión” (forumlibertas.com, 2012). Adicionalmente la investigación publicada por la universidad de Virje en Holanda dice que “…contribuye a potenciar las capacidades cognitivas, mejorando la función cardiaca y aumentando los niveles de endorfinas y la conexión entre neuronas lo cual repercute positivamente en la actividad académica…” (Europa Press, 2012). No solo los estudios sino también las percepciones de los profesionales coinciden en este planteamiento. El pedagogo Pedro Marceta opina que “…no hay duda de que el rendimiento de los chicos que pasan por escuelas de fútbol hace que mejoren mucho en sus estudios y actitud hacia el trabajo…” (Europa Press, 2015). Por otro lado, el director táctico superior de fútbol, Pedro Meseguer, 2015, considera que: “…El deporte es positivo para estudiar. Las mejores notas las consiguen jóvenes deportistas. Y no porque estén todo el día estudiando, sino porque mientras los adolescentes entrenan, el cuerpo se adapta mejor al aprendizaje posterior del estudio…”. Se puede concluir que el fútbol influencia indirectamente en el desempeño académico de los jóvenes pues genera diferentes estímulos en ellos: la organización del tiempo, mayor atención de los niños en las clases debido a condiciones neurológicas y finalmente adaptar su mente y su cuerpo tanto para el deporte como para el estudio.

 

Todos los estudios parecen indicar que el fútbol es una plataforma que favorece al desarrollo de los jóvenes en las escuelas. No obstante, el problema con el fútbol es que al arraigarse tan profundamente al día a día de las personas, que se empieza a tener la percepción del fútbol como un punto de partida y no un mecanismo para cualquier cometido. Esto se debe tener en cuenta a la hora de focalizarse en el fútbol e introducirlo en ambientes pedagógicos. Una problemática que últimamente ha captado la atención de los educadores es que el fútbol está difundiéndose de manera excesiva en los alumnos, impidiendo que estos presenten interés en otras actividades. “…cuando el fútbol se monopoliza entre las actividades de recreo, se genera un ambiente discriminatorio en el que hay un rechazo frente a los niños que no les gusta jugar fútbol, los pequeños que no los dejan jugar, y las niñas…” (Torralbo, 2017). La Universidad Autónoma de Barcelona recapitula opiniones de los profesores acerca del comportamiento de los niños y niñas en el recreo “…El campo de fútbol es el lugar más atractivo. Pero es “propiedad” de los de 8º. Son los primeros que lo ocupan. Después, el resto de los niños, nunca las niñas…” (Bonal, s,f).  De estas referencias vale la pena rescatar que, si el fútbol se difunde intensivamente, pueden generar comportamientos que están en contra de la formación en valores y aptitudes deseadas. En conclusión a esto, se debe hacer un llamado de atención a las instituciones educativas a que no acudan al fútbol como herramienta única para fomentar el desarrollo de los niños fuera del aula. Al imponer otro tipo de actividades físicas se fomenta la inclusión y diversidad en el alumnado.

 

Ahora bien, analizando el asunto desde una perspectiva más psicológica u ocupacional, el practicar fútbol les da a los niños un elemento adicional para un desarrollo cognitivo óptimo, haciendo que se formen aspectos como la toma de decisiones y el fortalecimiento de la capacidad de análisis del entorno en el que los niños se encuentren. Igualmente, el practicar deportes de equipo como el fútbol, puede llegar a generar mayores niveles de concentración en los niños menores de 17 años. Investigadores del Journal of Counseling and Development aseguran que la clave en el aumento en los niveles de concentración al practicar el fútbol, se da principalmente en el inculcar a los jóvenes un desarrollo en su identidad y en crear un hábito de disciplina (1995). Por otro lado, Eddie Comeaux, profesor de la universidad de California, afirma que fuera de los beneficios que tienen los jóvenes en el desarrollo cognitivo, “…la práctica de deportes de juego colectivo, permite desarrollar a los atletas sus habilidades comunicativas” (2005), lo que incide finalmente en el desarrollo de las habilidades sociales de los jóvenes que lleguen a practicar el deporte rey. Es importante precisar, que el practicar un deporte de juego colectivo, como lo es el fútbol, no solo permite mejorar el desempeño académico, sino que también da herramientas a los jóvenes para poder desarrollar de una manera más óptima sus habilidades de orden socio-cognitivo, haciendo el desarrollo de ellos un desarrollo más integral.

 

No obstante, el fútbol puede tratarse como un arma de doble filo, pues existen casos de deserción escolar que están fuertemente ligados con el hecho de practicar deportes como el fútbol. Según Francisco Marín, especialista en las ciencias del deporte de la universidad de Antioquia, el deporte se puede practicar desde un enfoque formativo, en el cuál “se pretende realizar acciones encaminadas a fortalecer el aspecto educativo de los dirigidos desde el comienzo de la práctica deportiva, permitiendo desarrollar valores para la convivencia ciudadana y la calidad de vida. Mientras que en el enfoque competitivo, se tiene como fin el rendimiento deportivo, y por ende, la adquisición, mantenimiento y perfeccionamiento de los componentes de la preparación deportiva” (Marín, F. H. (2013). El fútbol como herramienta pedagógicaViref, 2(2), 94-96). Dado lo anterior, se puede llegar a pensar que la mayoría de los casos de deserción escolar, se dan porque los jóvenes pasan a practicar el fútbol en un enfoque competitivo. Este fenómeno se da principalmente en los países en vía de desarrollo, ya que tienen una menor proporción de jugadores graduados de bachiller sobre profesionales totales. Es el caso específico de Sur América y de África; donde a grandes rasgos se puede apreciar la debilidad institucional para garantizar un mínimo de educación por parte de las divisiones inferiores de los clubes. A pesar de que existan escuelas de formación académicas en divisiones inferiores de Argentina o Brasil, solamente los jóvenes que entren a las filiales menores de los más prestigiosos clubes de estos países podrían gozar de dicho beneficio.  Teniendo en cuenta lo anterior, el fútbol puede generar el efecto contrario al de ayudar al desempeño académico de los jóvenes; pues si los jóvenes deciden practicar el fútbol desde un enfoque más competitivo, van a tener mayores incentivos de dejar a un lado la educación, para poder dedicarse más a fondo a poder llegar al profesionalismo.

 

En conclusión, es innegable que el fútbol es algo fundamental en la vida de los jóvenes latinoamericanos; y así alguno no quisiese hacer parte de él, los factores culturales y sociales van a hacer que se termine estando involucrado. El fútbol es una herramienta poderosa no solo para dirigir una nación o para impulsar sentimientos nacionalistas; sino que también es una herramienta poderosa para la inclusión social y para desarrollar a fondo las capacidades de las personas. Particularmente, se puede evidenciar que el practicar el fútbol permite a los jóvenes mejorar su desempeño académico, pues se les permite desarrollar a fondo sus habilidades cognitivas, así como mejorar sus niveles de concentración, de toma de decisiones y de manejo de presión. Igualmente, dicho deporte les dará unas mejores habilidades sociales por medio del desarrollo óptimo de sus habilidades comunicativas. Además el fútbol inculca valores como el respeto, la disciplina, el compañerismo y la honestidad. Finalmente el deporte rey da la posibilidad de alejar a los jóvenes de ambientes hostiles. Ahora bien, el practicar el fútbol en los jóvenes se puede tomar como un arma de doble filo; pues si se decide practicar el fútbol desde un enfoque competitivo, hay mayores posibilidades de deserción escolar que de mejorar el desempeño académico. Así pues, lo recomendado es que los niños pueden gozar de un balón de fútbol en sus instituciones educativas pues esto los ayuda en su desarrollo, sin embargo, los docentes, padres y responsables de la educación de estos pequeños deben asegurarse que también saquen provecho de los cuadernos y libros de texto.

 

BIBLIOGRAFÍA:

Bonal,J.(s,f). Cambiar la escuela: la coeducación en el patio de juegos. [archivo      PDF] Recuperado de http://documentsice.uab.cat/publicacions/materialsdigitals/Cambiar-la-escuela.pdf

E. Comeaux., PhD. (2005). Predictors of Academic Achievement Among Student-Athletes in the Revenue-Producing Sports of Men’s Basketball and Football . The Sport Journal ,19. Retrieved May 06, 2017, from http://thesportjournal.org/article/predictors-of-academic-achievement-among-student-athletes-in-the-revenue-producing-sports-of-mens-basketball-and-football/

Europa Press. (2012). Jugar al fútbol amateur mejora el rendimiento académico de los niños. Recuperado de: http://www.europapress.es/chance/tendencias/noticia-jugar-futbol-amateur-mejora-rendimiento-academico-ninos-20120507155541.html

Forumlibertas.com. (2012).Los niños que juegan al fútbol mejoran su rendimiento académico. Recuperado de http://www.forumlibertas.com/los-ninos-que-juegan-a-futbol-mejoran-su-rendimiento-academico/

González,V.(s.f). El papel del colegio en la educación de los niños. Recuperado de  http://www.conmishijos.com/educacion/colegio/el-papel-del-colegio-en-la-educacion-de-los-ninos/

Messeguer, P. (2015). El futbolista inteligente. Recuperado de: http://www.lasoledaddelentrenador.com/el-futbolista-inteligente/

Marín, F. H. (2013). El fútbol como herramienta pedagógica. Viref, 2(2), 94-96. Retrieved May 03, 2017, from http://aprendeenlinea.udea.edu.co/revistas/index.php/viref/article/view/15780/13689

Ministerio de educación nacional. (2007). Inverstigación de los saberes pedagógicos [archivo PDF]. Recuperado de  http://www.mineducacion.gov.co/1621/articles-345504_anexo_13.pdf

Torralbo, Anna. (2017). Contra el imperio del fútbol: los patios de la escuela en revisión. Recuperado de: http://eldiariodelaeducacion.com/blog/2017/01/18/contra-el-imperio-del-futbol-los-patios-de-escuela-a-revision/

Pretty, T. A., & Russell, R. K. (1995). Academic and psychosocial antecedents of academic performance for minority and nonminority college football players. Journal of Counseling and Development,73(6), 695. Retrieved May 07, 2017, from http://search.proquest.com/openview/c6d2276aaa1561ea7d796a62b2a1f555/1?pq-origsite=gscholar&cbl=25041

Categorías
Gol y fútbolOpinion Futbol
Para comentar en nuestro sitio, no necesita registrarse
Suscríbete por correo electrónico
Recibe las entradas de Gol y Fútbol. NO enviamos spam.

Centro de estadísticas

Relacionado