Trump, la FIFA y el camino a seguir

Infantino, el presidente de la FIFA dijo recientemente que en la Copa del Mundo “cualquier equipo, incluidos hinchas y dirigentes de ese equipo que se haya clasificado, necesitan tener...

Infantino, el presidente de la FIFA dijo recientemente que en la Copa del Mundo “cualquier equipo, incluidos hinchas y dirigentes de ese equipo que se haya clasificado, necesitan tener acceso al país”. Hacía referencia a la posibilidad de que el Mundial de 2026 se celebre en los Estados Unidos. Mostraba su preocupación por las políticas discriminatorias del Presidente Trump. Hace muy bien Infantino.

Instagram

 

HistĂłricamente la FIFA no supo nunca oponerse frontalmente a regĂ­menes absolutistas. Que lo haga en esta ocasiĂłn, aĂșn a costa de sacrificar un paĂ­s ideal para estrenar la aberraciĂłn de un Mundial con 48 equipos, es prueba central de que estamos por fin en el S. XXI.

En la Europa de los años treinta, el fĂștbol no pudo o no supo oponerse a los regĂ­menes de los Mussolini, Hitler o similares. Por el contrario, como harĂ­an dĂ©cadas despuĂ©s los militares en Argentina, el fĂștbol terminĂł siendo utilizado como instrumento propagandĂ­stico.

La FIFA, por ejemplo, nunca se opuso a que Italia realizara el saludo fascista (brazo al aire adoptado del saludo romano y posteriormente apropiado por la Alemania Nazi y la falange española) durante los mundiales de 1934 y 1938. Es mĂĄs, en los cuartos de final del Mundial de 1938, Italia debiĂł cambiar uniforme pues el anfitriĂłn, Francia, tambiĂ©n vestĂ­a de azul. Por primera y Ășnica vez en un partido oficial, por orden directa, dicen, de Mussolini, Italia vistiĂł de negro, el sĂ­mbolo del brazo armado mĂĄs leal al rĂ©gimen fascista.

Francia vs Italia 1938

No sĂłlo la FIFA destacĂł por su incapacidad para enfrentar este tipo de regĂ­menes. Ante la sorpresa del “foreign office”  britĂĄnico,  la FederaciĂłn Inglesa (FA) aceptĂł la invitaciĂłn de Alemania para jugar en BerlĂ­n en mayo 1938. Austria ya habĂ­a sido anexionada y los tambores de guerra retumbaban a lo largo y ancho del viejo continente. El gobierno britĂĄnico que consideraba que la ambiciĂłn de Hitler era saciable, buscaba simultĂĄneamente tiempo para armarse mejor de cara a la cada vez mĂĄs inevitable contiende militar. Fue entonces cuando se ordenĂł a la FA que el equipo nacional de Inglaterra debĂ­a aceptar la peticiĂłn alemana de realizar el saludo Nazi. Para la historia quedĂł una de las fotografĂ­as mĂĄs aberrantes de los inventores del fĂștbol.

Alemania - Inglaterra 1938

MĂĄs reciente es el apoyo de la FIFA, a travĂ©s de su entonces presidente Sir Stanley Rous, al apartheid surafricano. AllĂ­ la representaciĂłn internacional quedaba en mano de equipos conformado por sĂłlo blancos lo que llevĂł a que la South African Football Association o AsociaciĂłn de FĂștbol de Sur África (SAFA), representante de los blancos, fuese la admitida a FIFA en 1952. La AsociaciĂłn de Soccer de Sur África (SASF), que controlaba el 80% de los futbolistas del paĂ­s, negros ellos, logrĂł en 1955 que FIFA admitiera que la SAFA no controlaba todo el fĂștbol en el paĂ­s. Ante la visita de la correspondiente comisiĂłn de FIFA en 1956 para buscar claridad sobre la situaciĂłn del fĂștbol en el paĂ­s, SAFA eliminĂł de sus estatutos la discriminaciĂłn explĂ­cita, cambiĂł de nombre a Football Association of South Africa (FASA) pero dejo claro que se regĂ­a por las “costumbres” del paĂ­s. Es decir, seguirĂ­an discriminando por el color de la piel. La FIFA concluyĂł que la FASA, por estatutos, no discriminaba y con ello ratificĂł a la FASA como Ășnico representante del fĂștbol surafricano. En 1961 la ConfederaciĂłn Africana de FĂștbol expulsĂł de todo torneo a Sur África mientras el sistema del apartheid siguiera replicĂĄndose en el deporte. Ya con Rous como presidente de FIFA, la FASA presentĂł un reporte al comitĂ© ejecutivo “aclarando” la situaciĂłn de Sur África. Ellos simplemente seguĂ­an las costumbres. Rous se impresionĂł favorablemente y convocĂł otra comisiĂłn, lideraba por Ă©l, para visitar Sur África en 1963. La comisiĂłn concluyĂł que no existĂ­a discriminaciĂłn para afiliarse a la FASA, que la suspensiĂłn debĂ­a levantarse y que la FIFA no debĂ­a inmiscuirse en asuntos internos. FIFA recomendĂł levantar la sanciĂłn, pero la CAF, indignada, se negĂł. Rous, siguiĂł alineado con la FASA y eventualmente le costĂł la presidencia de la FIFA cuando Havelange, con gran habilidad polĂ­tica, logrĂł ganarse la confianza y el voto surafricano prometiendo mĂĄs participaciĂłn en la Copa del Mundo y, condenando el racismo surafricano.

De la historia hay que aprender. SĂ­. Infantino hace muy bien en advertir a EE.UU. QuizĂĄs el gobierno no se inmute, poco le interesarĂĄn deportes extranjeros. Pero el precedente hay que sentarlo. Ayer fueron judĂ­os, negros y gitanos. Hoy mexicanos y musulmanes. El fĂștbol es el instrumento ideal para luchar por la libertad.

CategorĂ­as
Gol y fĂștbolHistoria del FĂștbolMundial de FutbolOpinion Futbol
  • Miguel CAMACHO

    Spot on!

Para comentar en nuestro sitio, no necesita registrarse
SuscrĂ­bete por correo electrĂłnico
Recibe las entradas de Gol y FĂștbol. NO enviamos spam.

Centro de estadĂ­sticas

Relacionado