Trump, la FIFA y el camino a seguir

Infantino, el presidente de la FIFA dijo recientemente que en la Copa del Mundo “cualquier equipo, incluidos hinchas y dirigentes de ese equipo que se haya clasificado, necesitan tener...

Infantino, el presidente de la FIFA dijo recientemente que en la Copa del Mundo ‚Äúcualquier equipo, incluidos hinchas y dirigentes de ese equipo que se haya clasificado, necesitan tener acceso al pa√≠s‚ÄĚ. Hac√≠a referencia a la posibilidad de que el Mundial de 2026 se celebre en los Estados Unidos. Mostraba su preocupaci√≥n por las pol√≠ticas discriminatorias del Presidente Trump. Hace muy bien Infantino.

Instagram

 

Hist√≥ricamente la FIFA no supo nunca oponerse frontalmente a reg√≠menes absolutistas. Que lo haga en esta ocasi√≥n, a√ļn a costa de sacrificar un pa√≠s ideal para estrenar la aberraci√≥n de un Mundial con 48 equipos, es prueba central de que estamos por fin en el S. XXI.

En la Europa de los a√Īos treinta, el f√ļtbol no pudo o no supo oponerse a los reg√≠menes de los Mussolini, Hitler o similares. Por el contrario, como har√≠an d√©cadas despu√©s los militares en Argentina, el f√ļtbol termin√≥ siendo utilizado como instrumento propagand√≠stico.

La FIFA, por ejemplo, nunca se opuso a que Italia realizara el saludo fascista (brazo al aire adoptado del saludo romano y posteriormente apropiado por la Alemania Nazi y la falange espa√Īola) durante los mundiales de 1934 y 1938. Es m√°s, en los cuartos de final del Mundial de 1938, Italia debi√≥ cambiar uniforme pues el anfitri√≥n, Francia, tambi√©n vest√≠a de azul. Por primera y √ļnica vez en un partido oficial, por orden directa, dicen, de Mussolini, Italia visti√≥ de negro, el s√≠mbolo del brazo armado m√°s leal al r√©gimen fascista.

Francia vs Italia 1938

No s√≥lo la FIFA destac√≥ por su incapacidad para enfrentar este tipo de reg√≠menes. Ante la sorpresa del ‚Äúforeign office‚ÄĚ ¬†brit√°nico, ¬†la Federaci√≥n Inglesa (FA) acept√≥ la invitaci√≥n de Alemania para jugar en Berl√≠n en mayo 1938. Austria ya hab√≠a sido anexionada y los tambores de guerra retumbaban a lo largo y ancho del viejo continente. El gobierno brit√°nico que consideraba que la ambici√≥n de Hitler era saciable, buscaba simult√°neamente tiempo para armarse mejor de cara a la cada vez m√°s inevitable contiende militar. Fue entonces cuando se orden√≥ a la FA que el equipo nacional de Inglaterra deb√≠a aceptar la petici√≥n alemana de realizar el saludo Nazi. Para la historia qued√≥ una de las fotograf√≠as m√°s aberrantes de los inventores del f√ļtbol.

Alemania - Inglaterra 1938

M√°s reciente es el apoyo de la FIFA, a trav√©s de su entonces presidente Sir Stanley Rous, al apartheid surafricano. All√≠ la representaci√≥n internacional quedaba en mano de equipos conformado por s√≥lo blancos lo que llev√≥ a que la South African Football Association o Asociaci√≥n de F√ļtbol de Sur √Āfrica (SAFA), representante de los blancos, fuese la admitida a FIFA en 1952. La Asociaci√≥n de Soccer de Sur √Āfrica (SASF), que controlaba el 80% de los futbolistas del pa√≠s, negros ellos, logr√≥ en 1955 que FIFA admitiera que la SAFA no controlaba todo el f√ļtbol en el pa√≠s. Ante la visita de la correspondiente comisi√≥n de FIFA en 1956 para buscar claridad sobre la situaci√≥n del f√ļtbol en el pa√≠s, SAFA elimin√≥ de sus estatutos la discriminaci√≥n expl√≠cita, cambi√≥ de nombre a Football Association of South Africa (FASA) pero dejo claro que se reg√≠a por las ‚Äúcostumbres‚ÄĚ del pa√≠s. Es decir, seguir√≠an discriminando por el color de la piel. La FIFA concluy√≥ que la FASA, por estatutos, no discriminaba y con ello ratific√≥ a la FASA como √ļnico representante del f√ļtbol surafricano. En 1961 la Confederaci√≥n Africana de F√ļtbol expuls√≥ de todo torneo a Sur √Āfrica mientras el sistema del apartheid siguiera replic√°ndose en el deporte. Ya con Rous como presidente de FIFA, la FASA present√≥ un reporte al comit√© ejecutivo ‚Äúaclarando‚ÄĚ la situaci√≥n de Sur √Āfrica. Ellos simplemente segu√≠an las costumbres. Rous se impresion√≥ favorablemente y convoc√≥ otra comisi√≥n, lideraba por √©l, para visitar Sur √Āfrica en 1963. La comisi√≥n concluy√≥ que no exist√≠a discriminaci√≥n para afiliarse a la FASA, que la suspensi√≥n deb√≠a levantarse y que la FIFA no deb√≠a inmiscuirse en asuntos internos. FIFA recomend√≥ levantar la sanci√≥n, pero la CAF, indignada, se neg√≥. Rous, sigui√≥ alineado con la FASA y eventualmente le cost√≥ la presidencia de la FIFA cuando Havelange, con gran habilidad pol√≠tica, logr√≥ ganarse la confianza y el voto surafricano prometiendo m√°s participaci√≥n en la Copa del Mundo y, condenando el racismo surafricano.

De la historia hay que aprender. S√≠. Infantino hace muy bien en advertir a EE.UU. Quiz√°s el gobierno no se inmute, poco le interesar√°n deportes extranjeros. Pero el precedente hay que sentarlo. Ayer fueron jud√≠os, negros y gitanos. Hoy mexicanos y musulmanes. El f√ļtbol es el instrumento ideal para luchar por la libertad.

Categorías
Gol y f√ļtbolHistoria del F√ļtbolMundial de FutbolOpinion Futbol
  • Miguel CAMACHO

    Spot on!

Para comentar en nuestro sitio, no necesita registrarse
Suscríbete por correo electrónico
Recibe las entradas de Gol y F√ļtbol. NO enviamos spam.

Centro de estadísticas

Relacionado