El Gasto en Transferencias: ¿Qué tanto pesa China?

El fútbol es un negocio. La frase no es nueva, ni debería sorprender. Pero por alguna razón, cada cierto tiempo, cuando sucede algo que toca el corazón, se recuerda...

El fútbol es un negocio. La frase no es nueva, ni debería sorprender. Pero por alguna razón, cada cierto tiempo, cuando sucede algo que toca el corazón, se recuerda a todos que el “fútbol es un negocio”. El despido de Ranieri es uno de los más recientes detonantes del amor por el pasado. Como si antes no lo hubiese sido. El fútbol inglés legalizó el profesionalismo en 1885. Ya ha pasado su tiempito.

Instagram

 

Hoy por hoy, aquello del negocio del fútbol nos lo recuerda el fútbol chino. Motivado por intereses estatales en promover el fútbol, a su liga han llegado decenas de cracks en decadencia. Los jóvenes, con visión o bien asesorados, como Miguel Ángel Borja, prefieren declinar la generosa oferta.

El fútbol es una industria dinámica. En 2011, en transferencias de jugadores, se invirtieron US$2,900 millones. La cifra en 2013 pasó a ser de US$3,980 millones y en 2016 alcanzó US$4,790. Un generoso promedio de crecimiento del 11,9% anual.

Intuitivamente una de las causas es el fútbol chino. Todos los días escuchamos, vemos y leemos de los millones de dólares que se ofrecen desde China para atraer a los mejores del mundo. Entre los 10 jugadores mejor pagados del mundo, 4 juegan en China.

Graziano Pelle de 31 años, gana €16 millones anuales y es el noveno mejor pagado del mundo. Hulk, el sexto gana €20 millones al año. Oscar recauda €24 millones, siendo el tercero del mundo, por delante de Messi y Ronaldo. El mejor pagado del mundo es Tévez con €38 millones. Que Messi y Ronaldo no sean los mejores pagados del mundo ya dice mucho de la distorsión del mercado laboral en el fútbol.

La presión mediática en torno a las ofertas chinas lleva a pensar que eventualmente podrá jalar a los mejores jugadores del mundo, los de verdad. El Cristiano o Messi del momento. Nada está escrito, y eso no es imposible. La siguiente gráfica muestra los gastos en transferencias desde el 2013.

China, como se observa, no aparecía entre los 10 principales países en el 2013. Su aparición es discreta en el 2014, US$101 millones invirtieron. En 2015 la cifra subió a US$168.3 millones y en 2016 alcanzó US$451 millones. Lo más llamativo es que en 2016 ya no se puede hablar de las cinco grandes ligas, si las definimos por sus valores de transferencias. Francia ya está por debajo de la China.

Además, son valores absolutos. En otra ocasión evaluó los valores promedios por transferencia, pero supondría que los valores chinos son más altos, particularmente en lo que se refiere a jugadores extranjeros.

Pero, ¿podrá China jalar a los mejores del mundo? Imposible no es. Sin embargo las cuatro grandes ligas europeas siguen siendo muy fuertes económicamente y además tienen en su historia una gran ventaja. No importa el dinero que China ponga en su liga, pasarán muchos años para que el nivel sentimental de la Copa de Campeones de Asia tenga el nivel de la Champions League. Hoy por hoy, y en el corto y mediano plazo, es difícil imaginarse a Messi, Ronaldo o Neymar renunciar a la gloria eterna por unos millones más que, en el margen, no marcarán la diferencia.

El impacto sobre el resto del planeta futbolero, sin embargo, no es ni será despreciable. La historia de la Copa Libertadores difícilmente compensará las diferencias en dólares con la liga China. ¡Eso sí es preocupante!

 

Categorías
Economía del fútbolFutbol y numerosGol y fútbol
Centro de estadísticas

Para comentar en nuestro sitio, no necesita registrarse

Relacionado