El poder del pase

A pesar de la ausencia de notables cracks, el inicio de las eliminatorias sudamericanas a Rusia 2018 ilusiona por tener la oportunidad de disfrutar en vivo estrellas que generalmente...

A pesar de la ausencia de notables cracks, el inicio de las eliminatorias sudamericanas a Rusia 2018 ilusiona por tener la oportunidad de disfrutar en vivo estrellas que generalmente sólo vemos por televisión.



Instagram


 

Y es que la técnica se refleja en el pase. Lo dijo hace 50 años Bill Shankly, legendario manager del Liverpool: “Por encima de todo, el objetivo principal es que el jugador pueda controlar el balón y hacer lo básico: control y pase, control y pase”. Si el Bayern tiene hoy una efectividad en el pase del 89% y el Sttutgart del 72% se entenderá porque uno va líder y el otro va de último.

Pero lo anterior son apenas ejemplos. En su libro “The Numbers Game”, Anderson y Sally sistematizan el concepto indagando por la relación entre el acierto en el pase y el número total de pases. En principio, afirman, no tendrían que ir de la mano. Sin embargo, utilizando datos de la EPL (2010/2011), terminan correlacionando el éxito de un equipo con el acierto en el pase y, este a su vez, con el número total de pases.

Expandiendo los datos a ocho ligas muy diferentes entre sí (Alemania, Brasil, Colombia, España, Inglaterra, Italia, México y Turquía)  durante las temporadas 2014/15 y 2015/16, encuentro que efectivamente hay una correlación positiva entre el número de pases totales realizados en un partido y el porcentaje de pases que se acierta en el mismo. Así, el Bayern realiza 683 pases por partido. El Stuttgart apenas 380. La gráfica, donde cada punto representa un equipo, ilustra esta relación y muestra las diferencias entre los grandes equipos del mundo, e importantes equipos de algunas ligas.

El poder del pase

Si bien hay equipos como el Barça o el Bayern actual, donde el pase es dogma, otros más prosaicos también ostentan un alto acierto en el pase a pesar de realizar muchos toques de balón. El acierto en el pase es un arte, tal que muy pocos superan el 85% de efectividad: Bayern (en las 2 temporadas consideradas), Arsenal (en la actual), City y United (ambos en ambas temporadas), Inter, Juve, Roma, Napoli y Fiorentina (los 3 últimos en la actual) y León, Morelia, Xolos y Tigres de México. A pesar de la gráfica, cabe anotar que los mexicanos combinan la alta precisión en el pase con un número muy bajo de pases (300 por partido vs 395 en las otras 7 ligas). Su fútbol es lento. No hay en la lista ningún brasilero o colombiano. La mediocridad del Milan actual, por cierto, se hace evidente.

En definitiva, la eliminatoria nos trae esa calidad que exportamos y que actualmente poco vemos en nuestra tierra.

Categorías
Equipos SudamericanosFutbol y numerosGol y fútbolSin categoría
  • Moisés Berducido

    “El pase debe ser efectivo para tener el control del balón, el control del balón es la base para tener la posesión del balón, y la posesión del balón sirve para controlar el partido, y por tanto, hacer más fácil el gol camino al gol”. El dogma central del fútbol moderno. Y tal como ilustra tu gráfica, una gran verdad palpable, donde los mejores equipos tienen alta efectividad en los pases, casi no pierden balones.

    Por supuesto, un pase horroroso rebotado con el trasero puede significar un gol en contra, pero la tónica habitual es que a mayor número de pases y a mayor número de pases efectivos, tienes más fácil defender, atacar y controlar (“enfriar”) el partido. Un dogma que ni siquiera es nuevo, ya el “Aranycsapat” húngaro tenía como fin arrasar al contrario con la posesión del balón anotando muchos goles. Esta posesión y ansia anotadora, sumada a las teorías del “pressing” de Maslov, los ingenios de Stefan Kovacs y Rinus Michaells y las teorías de Sacchi son el ABC del fútbol moderno.

    Pep Guardiola no inventó nada nuevo realmente, pero sí aplicó y sintetizó a la perfección todo lo que los maestros de la pizarra habían legado, ya que con él el tiempo de control de balón es un arma en sí para ser tanto ofensivo como defensivo, y a la vez ganar muchos partidos, a diferencia de gente como el tristemente fallecido “Tito” Vilanova o el “Tata” Martino, los cuales vislumbraban la posesión como un fin y no como un medio. Algunos han acusado de dogmático a Pep, pero también ha sabido adaptarse a según que fútbol y según que necesidades, no todos los goles de sus equipos vienen de 10000 pases (sírvase recordar como fue el 2-6 que le propinó al Real Madrid, con al menos 3 goles siendo contragolpes, el 5-0 al Real Madrid en el Camp Nou, con Mourinho en el banco adversario hubo dos goles, los dos últimos que fueron puros contragolpes, la goleada 5-1 del Bayern al Dortmund hace unas semanas también tuvo mucho contragolpe). De hecho, Guardiola solamente dos veces se mandó un “bielsa”, y una vez por necesidad: La etapa final de la temporada 2011-12, cuando ya se vislumbraba la decadencia de Alves, Xavi, Iniesta & Cía, con la lesión de Villa y apoyado en un Alexis Sánchez que hacía un buen partido y luego otro malo y un Cesc Fábregas que desaparecía luego de diciembre; el otro su final de Campaña con el Bayern en la temporada 2013-14. La segunda vez, un error que creo no está por repetir, ya que ahora se vislumbra más un Bayern cercano a Heyckness, con el toque de Guardiola, y no un híbrido raro que no le funcionó del todo en su primera campaña, ni mucho menos un Barcelona 2.0.

    • El otro concepto que vale la pena estudiar, y lo haré en algún momento (necesito tiempo) es el de la secuencia de pases y la verticalidad de los mismos. Ahí no sólo importa el entrenador, sino la calidad del equipo. Particularmente si los pases son en campo contrario.

Centro de estadísticas

Para comentar en nuestro sitio, no necesita registrarse

Relacionado