El sistema de competencia en los mundiales de fútbol

El Mundial de Brasil 2014 se va a desarrollar con el mismo sistema que ha venido jugándose en la últimas ediciones. Ocho grupos de 4, pasan dos y a...

El Mundial de Brasil 2014 se va a desarrollar con el mismo sistema que ha venido jugándose en la últimas ediciones. Ocho grupos de 4, pasan dos y a partir de ahí, por el sistema de copa o eliminación directa se enfrentan hasta llegar a la gran final. Pero no siempre se disputaron así los mundiales. El sistema de competencia ha evolucionado sustancialmente en los casi 84 años de historia del torneo.



Instagram

 

La decisión de organizar un mundial de fútbol se discutió con la máxima seriedad por parte de la FIFA ya en 1927. En los prolegómenos de los Juegos Olímpicos de 1928 en Amsterdam, la FIFA tomó la decisión definitiva; habría mundial de fútbol. El honor de ser la primera sede lo obtuvo Uruguay ganando la sede a Holanda, España, Suecia e Italia. Uruguay decantó la balanza a su favor en 1929 con tres propuestas concretas: (i) Costearían el viaje de todos los equipos participantes y correrían también con los gastos de estadía, (ii) construirían un nuevo estadio acorde a la importancia del torneo y (iii)  además el año del mundial, 1930, la pequeña República Oriental celebraba 100 años de su independencia. A la decisión contribuyó además sus triunfos en los juegos olímpicos de 1924 y el más reciente de 1928. Participaron siete equipos suramericanos, dos de lo que hoy sería la Concacaf (México y EE.UU.) y apenas cuatro europeos: Bélgica, Rumanía, Francia y Yugoslavia. Los europeos se negaban a ir a un jugar un torneo que les implicaba ausentarse de sus hogares y sitios de trabajo por dos meses. También dolía la decisión de la FIFA de otorgar el mundial a un país “desconocido”. Al final sólo trece equipos disputaron el primer mundial.

Los equipos se dispusieron en cuatro grupos. Uno de ellos con cuatro equipos, los otros con tres. Los ganadores de cada grupo pasaron directamente a semifinales y de ahí a la final. No hubo partido por el tercer puesto.

16 equipos tomaron parte del torneo en Italia 1934. Uruguay decidió no asistir, correspondiendo así a la ausencia italiana cuatro años antes. Es, a día de hoy, el único campeón mundial que no defendió su corona. El torneo lo disputaron 12 equipos europeos, 1 africano (Egipto) y tres americanos (EE.UU., Argentina y Brasil). Claro que Argentina no era la misma de cuatro años antes cuanto disputó de tú a tú el título con Uruguay. Hasta cuatro argentinos disputaron el mundial con Italia, como “oriundi”. La albiceleste, que tras disputar un sólo partido tuvo que volverse a casa, no presentó lo mejor de su arsenal.

Cabe anotar que sólo disputó un partido porque el torneo se jugó con el sistema de Copa. El que ganaba seguía, quien perdía quedaba por fuera. Fue, eso sí, la primera vez que se jugó el partido por el tercer puesto, honor que correspondió a Alemania que derrotó al exquisito equipo austriaco, el famoso Wunderteam aún guiado por el mágico talento de Matthias Sindelar.

El torneo de 1938 en Francia se disputó con el mismo sistema del de Italia cuatro años antes. En esta ocasión sólo dos equipos americanos se atrevieron a cruzar el Atlántico: Cuba y Brasil. La decisión brasilera hace que hoy sean el único equipo que ha estado presente en todos los mundiales. Uruguay, en cambio, seguía ofendida por lo sucedido en 1930, mientras que Argentina se mostraba molesta porque se le había negado ser la sede del mundial. Para ello tendría que esperar otros cuarenta años.

Tras la pausa de la guerra, el Mundial retornó a Suramérica, a Brasil. A los brasileños les parecía absurdo el sistema de copa. No tenía sentido que un equipo estuviese metido un mes en un barco para jugar apenas 90 minutos. Brasil había comenzado el 2 de agosto de 1948 la construcción de un estadio único, el más grande del mundo con capacidad para 200.000 personas. El estadio haría famoso el riachuelo que por allí pasaba, el que iba a dar a la bahía de Rio de Janeiro: Maracaná. Pero parecía demasiado riesgo construir semejante estadio y que quizás Brasil sólo jugase un partido. El sistema del torneo debía ser otro. Pero el visionario francés Henri Delaunay, mano derecha del presidente de la FIFA, Jules Rimet se oponía. Sorprende que fuese precisamente el hombre que propuso la Copa de Europa de Naciones y la Copa Intercontinental de Clubes quién se negará a cambiar el obsoleto sistema de Copa.

De hecho, al verse derrotado, Delaunay renunció. Así, el torneo en su primera fase se organizó en cuatro grupos de cuatro. El primero de cada grupo pasaría a un cuadrangular final proclamándose campeón quien más puntos hiciera. ¡El Mundial Brasil 1950 no tendría final! Serían pues 16 equipos los participantes. Escocia, como Inglaterra jugaría su primer mundial. Pero en el grupo británico apenas clasificaron segundos. Los escoceses declinaron ir al mundial porque su honor les impedía aceptar tal distinción luego de haber sido derrotados por los ingleses en la mismísima Glasgow. Los franceses, a quienes se invitó a participar, declinaron tras la derrota 4-1 ante Bélgica apenas 20 días antes de iniciar el mundial. Los galos preferían no ir a “hacer el oso”.

Además, todos los integrantes de un grupo europeo decidieron no participar e India, Indonesia, Filipinas y Birmania que se habían inscrito por Asia fueron poco a poco perdiendo interés. Es decir, como en 1930, habrían 13 equipos. Uruguay, cuenta la historia, sólo tuvo que derrotar a Bolivia (8-0) para pasar al cuadrangular final. Tras empatar ante España y derrotar heroicamente a Suecia, llegaron al tercer partido con posibilidades de ser campeón. A Brasil le servía el empate tras masacrar a Suecia y España en el Maracaná por 7-1 y 6-1 respectivamente. La historia del Maracanazo es leyenda, y Uruguay, de la mano de Obdulio Varela, el Negro Jefe, logró su segundo título mundial

En 1954, en Suiza, el mundial nuevamente se pudo disputar con 16 equipos. El sistema de calificación en primera ronda es el más enredado e inútil de la historia de los mundiales. Los 16 equipos se dividieron en grupos de cuatro. Sin embargo, los cuatro no jugarían ‘todos contra todos’. En cada grupo se asignaron dos cabezas de serie, uno por antecedentes históricos, otro por sorteo dirigido. Estos dos equipos no se enfrentarían entre sí, sólo jugarían ante los dos restantes del grupo, supuestamente los más débiles. Es decir, en lugar de los tres partidos tradicionales de primera ronda, cada equipo disputaría únicamente dos. A la siguiente ronda, a partir de la cual se aplicaría el sistema tradicional de copa, pasarían los dos con más puntos.

La consecuencia del sistema la sufrieron los franceses, considerados junto a Brasil cabezas de serie en un grupo que completaban México y Yugoslavia. En el primer partido, Yugoslavia derrotó a Francia 1-0. Brasil, por su parte, le marcó cinco a los mexicanos. Con esos resultados, Francia haría dos puntos ganando a México (aún en esa época se daban dos puntos por partido ganado). Así que si Brasil y Yugoslavia empataban, no importaba el resultado de Francia. Y eso fue exactamente lo que sucedió, Francia derrotó 3-2 a México mientras que Brasil y Yugoslavia (en tiempo extra -otra singularidad del torneo, jugar tiempo extra en primer ronda de grupos-) empataron 1-1.

Por cierto, si en Brasil 1950, a los ‘maestros’ ingleses los bautizaron España y los Estados Unidos con sendas victorias por 1-0 , en Suiza 1954 los uruguayos bautizaron a los ‘maestros’ escoceses con un contundente 7-0.

Entre Suecia 1958 y México 1970, el mundial se disputó de la forma más tradicional. Cuatro grupos de cuatro, juegan tres partidos, pasan dos y a partir de ahí los ocho clasificados jugarían por el sistema de Copa.

En vísperas del Mundial de México ’70, la FIFA acordó que el mundial de Alemania Occidental en 1974 lo disputarían 8  equipos europeos, 3 sudamericanos, 1 de la Concacaf, 1 asiático y 1 africano. A estos 14 habrían de sumarse el campeón del mundial anterior: Brasil, y el local: Alemania Occidental. Pero un par de años antes del mundial, Gustav Wiederkehr, presidente de la UEFA clamó: “no entiendo por qué en tierras europeas debe Sudamérica tener cuatro plazas”. Su alegato llevó a una votación para rectificar lo acordado y tras el empate en la misma y la intransigencia de ambas partes se acordó que una plaza se decidiría con un enfrentamiento entre un equipo europeo y uno sudamericano: el primer repechaje intercontinental de la historia.

El acuerdo, sin embargó, derivó en una compleja situación política. Por Sudamérica clasificó Chile. Por Europa, la Unión Soviética. El primer partido, debía disputarse el 26 de septiembre de 1973 en Moscú. La historia sin embargo se reescribió en Chile el 11 de septiembre cuando Pinochet derrocó mediante un salvaje Golpe de Estado al Presidente Salvador Allende. A pesar de que el embajador soviético fue expulsado de Santiago, Chile viajó y empató a cero en Moscú. De cara al partido de vuelta, la U.R.S.S. informó a la FIFA sobre la falta de garantías para jugar en Santiago y propuso jugar la vuelta en un campo neutral. La propuesta fue rechazada, la U.R.S.S. no viajó y, por incomparecencia, Chile clasificó al mundial.

Los ocho clasificados de primera ronda se organizaron en dos grupos de cuatro. Los dos primeros serían los finalistas, los dos segundos disputarían el partido por el tercer puesto. El mismo sistema se siguió en el mundial de Argentina ’78 con un fallo que condenaría a Brasil. El tercer partido de la segunda ronda se disputaba el mismo día, pero a hora diferente. Así, Brasil derrotó 3-1 a Polonia resultado que obligaba a Argentina a marcarle cuatro a Perú. El 6-0 con que concluyó aquel encuentro entra en la leyenda de esos partidos donde se sospecha hoy y se sospechará siempre.

Para el mundial de España ’82 se aceptaron 24 equipos por primera vez. Se asignaron los equipos en 6 grupos de cuatro. Los 12 clasificados se organizaron en segunda ronda en cuatro grupos de tres. Los vencedores de cada grupo se cruzaron para disputar las semifinales y posteriormente Alemania e Italia jugaron la final. En aquel mundial ocurrió, quizás, el mayor tongo en la historia de los mundiales.

El tercer partido de la primera ronda lo disputaron los equipos del mismo grupo en días diferentes. Así, Argelia que había batido sorprendentemente a Alemania 2-1, tenía cuatro puntos tras derrotar además a Chile y perder contra Austria. Pero ellos jugaron ese tercer partido el 24 de junio. El 25 de junio, Alemania y Austria sabían que ambos pasaban ganando los primeros 1-0. A los 10 minutos Hrubesch marcó el gol que clasificaba a ambos. a los 30 minutos se ‘acabó’ el partido. El estadio furioso gritaba “fuera, fuera, fuera”; “que se besen, que se besen, que se besen”. Nada pasó, el partido terminó como estaba, ambos clasificaron y la pobre Argelia perdió la oportunidad de ser la primera selección africana en pasar la primera ronda. Pero la lección se aprendió: desde entonces el tercer partido de la ronda de grupos, siempre se juega a la misma hora.

En 1986, nuevamente en México, también con 24 equipos se decidió eliminar los grupos de la segunda ronda y pasar al sistema de Copa. Los dos mejores de cada grupo clasificaban directamente. Los 16 necesarios para proceder a la eliminación directa se completaron con los mejores terceros de cuatro grupos. De ello se benefició Colombia quién así pasó a segunda ronda en Italia ’90, torneo que se disputó con el mismo sistema. El mismo con el que se disputó el mundial de USA ’94.

En 1998, en Francia, el Mundial de Fútbol se abrió a 32 equipos. Las matemáticas se simplificaron: ocho grupos de cuatro, sólo pasan los dos primeros y a partir de ahí se eliminan por el sistema de copa. Así se disputó también el mundial de 2002, 2006, el de 2010 y así se jugará Brasil 2014.

Categorías
Gol y fútbolHistorias de FutbolMundial de FutbolSin categoría
  • scravlo17

    Jorge, veo hoy que ahora también aparece este blog en El Espectador. Si caben las felicitaciones por estar ahora vinculados a uno de los grandes diarios del país, por mi parte las tienen bien ganadas. Igual siempre preferiré encontrarlos acá. Saludos y larga vida al blog.

    • Gracias. Muy amable. Si, seguiremos aqui.

  • awaldraff

    fue un gran partido en el molinón!

    • Ja ja…. Aunque los mas tristes son los austriacos celebrando la derrota …. Al menos ustedes ganaron

      • awaldraff

        en gijon no sabían mucho de fútbol en aquella época… debería hablar de asunto mas divertido de ese mundial. cuando el sultan de kuwait anuló un gol!

        • Se equivoca. Por esa época estuvo el mejor Sporting de la historia. El crack era Quini q luego fue al Barça. Estuvieron a punto de ser campeones de liga.

  • Pingback: Mundial con 40 equipos: malo – Gol y Fútbol()

  • Pingback: Brasil 2014: Un Mundial Especial – Gol y Fútbol()

Para comentar en nuestro sitio, no necesita registrarse
Suscríbete por correo electrónico
Recibe las entradas de Gol y Fútbol. NO enviamos spam.

Centro de estadísticas

Relacionado